La marcha Sicilia


¿Puede un auténtico reclamo social servir de vehículo a intereses ilegítimos?

Mayo 10 del 2011.

Qué despropósito más grande vimos este domingo, qué manera de desvirtuar y distorsionar una marcha que en sí misma, tenía la legitimidad del dolor de un padre que pierde a su hijo, pro que al final terminó en vehículo de los intereses más variopintos.

Ahí revueltos en la muchedumbre, junto a dolientes auténticos de vidas inocentes, caminaron militantes del EZLN, del FRG, del EPR, de la APPO, del SME y creo que hasta líderes de vendedores ambulantes, le dio un vuelco al objetivo inicial planteado por Sicilia.

Es decir, lo más granado y representativo de los liderazgos radicales, agresivos y violentos de este país, marchando junto a hombres y mujeres que exigen paz, tolerancia y respeto a los derechos humanos. ¡Vaya contrasentido!

Cabe resaltar, que junto a Javier Sicilia marcharon dos personajes además de disímbolos que pueden ser la explicación, o la falta de ella, a esta sinrazón, Julián LeBaron, hermano del líder mormón secuestrado y asesinado en Chihuahua, y ahí casi junto a él Olga Reyes Salazar, sí, la misma que es hermana de Miguel Ángel Reyes Salazar quien está detenido y procesado por ser parte de la banda que secuestró y asesinó al hermano de LeBaron.

Bendito este país, en el que los derechos de asesinos, narcotraficantes, secuestradores y extorsionadores, pueden ser defendidos y exigidos en una “marcha ciudadana”.

Sin embargo, eso no sería lo peor. Todavía vendrían más sorpresas cuando en la plancha del Zócalo capitalino empezaron los discursos que precedieron al de Javier Sicilia.

El poeta y escritor morelense, en un tono desconocido en él hasta ese momento, exigió la renuncia de Genaro García Luna el titular de la SSPF, como si con esta dimisión los grupos del crimen organizado que se disputan sangrientamente diversas ciudades del país, fueran a dejar de hacerlo.

Sicilia acusó al gobierno de no escuchar, de permanecer sordo a las expresiones vertidas en la marcha, de ser indiferente a la marcha misma, ignorando el propio escritor los mensajes enviados desde la Presidencia de la República en diversos momentos.

El Presidente Calderón y Sicilia –y con ellos cientos de miles de mexicanos- han coincidido en múltiples ocasiones en buscar y querer la paz, sólo que el escritor la quiere por la vía de la rendición del estado de derecho, la quiere a costa de someter la fuerza del Estado, al poderío del crimen organizado, mientras que el Presidente Calderón, y con él millones de mexicanos, la queremos a fuerza de que la justicia, el derecho y la legalidad prevalezcan.

El objetivo es el mismo, pero el camino que lleva a cumplirlo es radicalmente opuesto y en esos obstáculos se traba el entendimiento entre sectores sociales.

Sin embargo, la desesperanza y la desesperación pueden ser, como ya lo son de hecho, las peores de las consejeras a la hora de tomar partido por acciones o decisiones.

Es cierto que desde el 2006 a la fecha han muerto casi 38 mil personas, esas cifras apenas el año pasado fueron validadas por el propio Secretario Técnico del Consejo Nacional de Seguridad Pública, el Doctor Alejandro Poiré, pero también lo es que un porcentaje muy alto de ese número, quizá el 95 por ciento según algunas estimaciones serias, han sido personas relacionadas directa o indirectamente con los diferentes grupos del crimen organizado.

Es decir, la marcha de Sicilia terminó convalidando y exigiendo justicia, para quienes son los verdaderos autores de la violencia que hoy vivimos. No estoy diciendo que ser narcotraficante, o secuestrador, o sicario, sea motivo valido para justificar una sola muerte, no. Lo que afirmo es que quienes deciden sobre la vida de otros, son precisamente los que se asumen como contrarios a otros grupos dedicados a actividades ilícitas.

Esa es la segunda gran incongruencia. La marcha de Sicilia exige responsabilidades al gobierno de Calderón, ignorando por completo la que tienen gobernadores y alcaldes en todo el país, pero además le exige acabar con las muertes. ¡Como si el Gobierno fuera quien asesina en las calles a la gente!

Una gran parte, casi mayoritaria, de los hombres y mujeres que han muerto ejecutados, decidieron ponerse en el lado contrario a la Ley, y con su decisión pusieron a la sociedad en jaque, pero las reglas entre los malos no tienen nada que ver con la Ley. Ellos toman vidas y punto, por eso son los malos, y por eso el Estado tiene la ineludible obligación de combatirlos.

Alguien debería de decirle al señor Sicilia que está siendo usado por intereses ajenos a su lucha genuina, unos perversos y otros simplemente ajenos, pero todos que nada tienen que ver con el dolor por la pérdida de su hijo Juan Francisco.

Alguien debería decirle al señor Sicilia que, por las circunstancias y condiciones que rodean la muerte de su hijo, desafortunadamente ésta se hubiera dado de todos modos. En esta época o en otra, con guerra o sin guerra, con narcos o sin narcos.

Alguien debería decirle al señor Sicilia que todos los mexicanos, incluyendo el Gobierno, lamentamos profundamente la muerte de su hijo, pero que su inmenso dolor, legitimo y todo, no puede ni debe ser usado con fines perversos para intentar que se desestabilice la gobernabilidad en México.

Alguien debería decirle al señor Sicilia que cuando, agobiado por el dolor, anunció que nunca más haría poesía, muchos mexicanos le creímos y lo lamentamos profundamente, porque su talento como escritor y poeta es innegable, pero nos falló. Mintió.

En el Zócalo de la Ciudad de México declamó uno de los poemas más hermosos, claros y sentidos que haya escuchado, claro a propósito de la muerte de su hijo. Los mexicanos recuperamos un gran poeta pero perdimos a un activista social y a un ciudadano.

 

Francisco Ortíz Bello

fcortizb@gmail.com

Ciudad Juárez, Chihuahua

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s