La responsabilidad del liderazgo


¿Qué debe inspirar un gobernante? Miedo, respeto, rechazo…

Mayo 05 del 2011

El respeto, el afecto, el amor, entre otros sentimientos, son privilegios que se ganan, que se obtienen dando lo mismo. Nadie puede exigir respeto a gritos y sombrerazos y menos con ofensas e insultos.

El pasado miércoles, El Diario dio cuenta cabal y oportuna de otro incidente entre el Alcalde Murguía y elementos de la policía federal, altercado en el que hubo gritos, reclamaciones, descalificaciones e insultos mutuos.

La observación detenida y analítica del video no deja lugar a dudas. Los hechos ahí consignados son claros e incontrovertibles.

El Alcalde reclamaba una y otra vez que los federales, uno de ellos específicamente, hubiesen encañonado a uno de sus escoltas. Esa es, a lo largo de todo el video, la razón que esgrimía una y otra vez Murguía.

Para analizar el hecho a la luz del razonamiento y desprendidos de prejuicios o tendencias filo partidistas, es necesario contextualizar el hecho dentro del escenario que vivimos los juarenses desde hace tres años, y del marco político-legal de nuestro sistema de gobierno.

Como ya lo mencioné en una colaboración anterior, el Estado mexicano se conforma de tres órdenes de gobierno que, a su vez, están constituidos por tres poderes: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

Cada poder, así como cada nivel de gobierno (federal, estatal y municipal), aunque son autónomos e independientes, se encuentran vinculados por un sistema de gobierno republicano democrático, representativo y federal.

En ese orden de ideas, todos los liderazgos de cada orden de gobierno, así como de cada poder, están obligados por la Constitución a trabajar en estrecha coordinación y supeditación a sus facultades expresas, en beneficio de los ciudadanos.

El poder, o nivel de autoridad que cada uno de ellos ostenta no es para arrollar o avasallar a los gobernados, por el contrario, cada uno de ellos está al servicio del pueblo, que es quien les paga sus nada despreciables salarios. Remarco: para servirnos, no para avasallarnos.

En febrero de 2008, el entonces Alcalde Reyes Ferriz y el gobernador Reyes Baeza, en un reconocimiento tácito de la incapacidad de los gobiernos locales, solicitaron al Presidente Calderón el apoyo de las fuerzas armadas federales. Primero fue el ejército y luego la policía federal.

Es decir, la justificación para la presencia de las fuerzas federales en esta ciudad, es precisamente una solicitud expresa de las autoridades locales a un reconocimiento, también expreso, de su incapacidad para controlar la seguridad a su cargo.

Para realizar su trabajo, los cuerpos policíacos de todos los niveles de gobierno, han debido extremar sus precauciones en cada operativo en el que participan, ya que han sido múltiples los casos en donde son emboscados y asesinados por grupos del crimen organizado.

Así ha pasado con policías municipales, federales y ministeriales, ninguna corporación se ha salvado. Esta situación ha exigido que todas las corporaciones policiacas, insisto, extremen sus precauciones y protocolos de seguridad para evitar, en la medida de lo posible, estos ataques.

El mismo día del incidente entre federales y el Alcalde, El Diario daba cuenta de la enorme molestia ciudadana porque elementos de tránsito, durante sus intervenciones, encañonaban a la gente con sus armas largas. Los mismos agentes de vialidad son prácticamente custodiados por elementos municipales, ante los ataques recientes de los que han sido objeto.

Así pues, este es el contexto general en el que se da el incidente mencionado, los federales observan un convoy de tres vehículos de reciente modelo, que circula a gran velocidad y que en su interior viajan hombres con armas de alto poder. Los federales no son adivinos, ni tienen una bola de cristal para saber de quién se trata. Por eso los detienen.

Lo demás que ocurrió ya es una derivación de sucesivas y recíprocas faltas de respeto. El Alcalde llamó “tonto” al mando federal que hacía una llamada telefónica, le espetó casi en el rostro que él no era nadie, que no tenía ninguna autoridad para hacer lo que quisiera en Juárez.

Esto ocasionó la respuesta airada del agente federal, luego de hacer esfuerzos notables por mantener la calma, quien le responde al Alcalde que él no les va a decir a ellos (los federales) como hace su trabajo y le dice que sí tiene autoridad porque es un elemento federal, a lo que Murguía le contesta que “le vale madre” y el federal responde: “pues a mí también me vale madres”.

Se dijeron más cosas y se hicieron muchos más señalamientos, pero no se trata aquí de avivar el fuego, ni de tomar parte por unos o por otros, pero…

¿Abona en algo positivo esta actitud del Alcalde? Es cierto, él es la máxima autoridad municipal nadie lo discute, sin embargo, en México hay más autoridades, hay otros niveles de gobierno y, ninguno le puede negar al otro su respectiva autoridad en el ámbito de su competencia.

Ya el mismo gobernador Duarte se mostró preocupado por este incidente, y en una llamada a Genaro García Luna, le pidió que el altercado entre Teto y elementos a su mando, no fuera a obstaculizar la coordinación que han logrado para el combate a la criminalidad.

No voy a cometer el error de expresar aquí lo que pienso que Teto Murguía debería haber hecho, aunque tengo el derecho como ciudadano y como periodista de hacerlo, no quiero echarle más fuego a la hoguera y amanecer mañana con otra demanda por decir lo que pienso.

Lo cierto, y en el video se puede constatar, es que el Presidente Municipal, con sus reclamos agresivos y su forma de dirigirse a los federales, puso en riesgo esa autoridad que efectivamente tiene, pero desconoció la que los federales también tienen. Sólo pregunto: ¿Qué no era mejor y más conveniente acudir a los superiores de estos federales?

Eso es lo que ya no queremos ver los juarenses, los mexicanos en general, además de la violencia en las calles, también violencia en las relaciones entre quienes nos gobiernan.

 

Francisco Ortíz Bello

fcortizb@gmail.com

Ciudad Juárez, Chihuahua

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s